https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

COMO VIVIMOS EL BROTE PSICÓTICO DE NUESTRO HIJO

Actualizado: 14 jul 2021

“Brote Psicótico”

Viernes 20 de noviembre del 2015

Estamos en casa mi hija Marcela y yo, es viernes por la tarde y ya son las 7:00 p.m. Están empezando a llegar a la casa de sus trabajos Ricardo mi marido, Jessica mi hija, y al final llegó Ricardo mi hijo. Esto me extrañó porque llegó casi una hora más tarde de lo que comúnmente hacía del trabajo a la casa. Además se veía muy acelerado, comportamiento que me llamó la atención ya que por lo general llegaba muy tranquilo a la casa.


Estábamos mi marido y yo en la cocina, para ver que preparábamos de cenar. Entonces se acerca Ricardo y nos cuenta que en el camino se le acercó una patrulla de motocicleta y estuvo muy cerca de su coche. Que al llegar a un entronque había una patrulla detenida. Que entonces se hizo a un lado y las dos patrullas desaparecieron. Estaba muy extrañado, por lo ocurrido. Nosotros le dijimos que lo olvidara que ya estaba en casa y que descansara.


Durante la semana nos había comentado que le habían pedido que apoyara en otras oficinas de la misma empresa. Su jefe lo eligió a él y a otro compañero dado a su buen desempeño en el trabajo. De estar manejando cuentas pequeñas de seguros, iba a dar apoyo a las oficinas que tienen cuentas de empresas grandes. Eso lo tenía muy motivado, ya que no era una promoción, pero lo estaban considerando para algo mejor.


Para amanecer el sábado, me fue a despertar muy molesto, ya que la dirección que le habían dado no existía en el mapa de su celular. Me levanté, fui con él a su habitación, le comenté que por la mañana del sábado iba a tener que llevar a Marcela a un entrenamiento de basquet bol y la dirección que él tenía estaba muy cerca de la escuela. Por lo que le dije duérmete tranquilo, descansa, y mañana vienes conmigo y buscamos la dirección.


Ya eran las 7:30 a.m. del sábado 21 y fui a su habitación para ver si estaba despierto, y si, ya estaba listo para ir con nosotras. Fue algo que me llamó la atención, me dio la sensación que no había dormido en toda la noche.


Al llegar a la calle que buscábamos, nos percatamos que la numeración que él tenía no existía, algo que a él le ocasiono mucho enojo. Sentía que lo habían engañado por parte de la empresa. Yo le dije que no viera las cosas de esa manera, “trata de ponerte en contacto con tu jefe o con la persona que te pidieron que te presentaras el lunes y solo asegúrate bien de la dirección”.


Al llegar a casa, estaba mi marido esperándonos para desayunar con él. Ricardo, le comentó que se sentía frustrado de una forma que yo consideraba algo inusual. Él sentía que no le habían dado bien la dirección de l