https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

el mensaje, de quién es

Actualizado: 14 oct 2020

´Cuando somos niños, recibimos de nuestro entorno todo tipo de ideas, normas y conceptos sobre lo que está bien y lo que no, cómo hay que actuar, comportarnos, relacionarnos con los demás, etc… Todas estas creencias nos llegan desde muchas fuentes distintas: la sociedad, los educadores, nuestros familiares, pero sobre todo son nuestros padres los que nos transmiten la mayoría de los valores y modelos que van quedando fijados en nuestros cerebros y corazones.


Yo tengo un hermano con epilepsia.

Estando yo muy pequeña, tendría unos 7 años. Estábamos en un evento familiar. Abuelos, Tíos abuelos, tíos, primos etc. Mi hermano tendría unos 5 años, y le vino una crisis epiléptica. Recuerdo que inmediatamente se lo llevaron, a todos los niños nos llevaron a un cuarto para no ver el evento, todos los adultos hablando y corriendoetc. Yo escuche a un par de viejitas decir lo siguiente, "este niño necesita a un sacerdote para que le hagan un exorcismo, tiene el diablo adentro".

Yo me dije, mi hermanito no tiene al demonio adentro. Eso no es posible.

Al llegar a casa, busqué en la Enciclopedia Salvat la definición de Epilepsia. Y leí; La epilepsia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central, que se manifiesta en forma de crisis inesperadas y espontáneas, desencadenadas por una actividad eléctrica excesiva de un grupo de neuronas hiperexcitables. Con tratamiento con un médico especialista puede ser controlada. Eso me tranquilizó muchísimo.

Por suerte, me atreví a no recibir ese mensaje como algo cierto, y gracias a que teníamos la enciclopedia pude saber más de la enfermedad de mi hermano.

Ese fue uno de mis aprendizajes que desaprendí.

Y esa misma experiencia me llevó a desaprender todo lo que yo creía que era la Adicción.


Leer y aprender todo con respecto a la enfermedad de la adicción, la manera cómo las sustancias dañan al cerebro y al sistema nervioso central. Que los comportamientos del alcohólico/adicto no son mas que los síntomas de la enfermedad, el/ella no son malas personas, lo que tienen es un cerebro ya con malas conexiones neuronales.


Al mismo tiempo, eso me llevó a superar el miedo, la culpa, la vergüenza, los juicios, las condenas y los estigmas sociales y me llevó a tener compasión, empatía y amor por los adictos. Atrévanse a leer, aprender y decídanse a desaprender.</