https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

en ocasiones me convertí en bruja

Actualizado: 31 jul 2020

En infinidad de ocasiones me convertí en una bruja.

Casi siempre era después de las 5 de la tarde, cuando ya mi paciencia y mi tolerancia habían llegado a su límite.

A partir de ese momento, no quería escuchar, no quería jugar, no quería saber de nada ni de nadie. Solo quería estar en paz en mi casa.

Desgraciadamente, era el momento en que mis hijos más me necesitaban, entre tareas, entrenamientos, idas al médico, partidos, casa de amigos etc., y yo ya estaba convertida en una bruja.

Porque digo una bruja, porque cuando me hablaban, cuando necesitaban algo, cuando querían jugar etc., mis reacciones no eran las más asertivas, les gritaba, me enojaba, los castigaba y puedo agregar más comportamientos a la lista.

Si yo cuando a algo le tengo miedo me escondo, me alejo, me protejo, por consiguiente, si yo me convertía en bruja, mis hijos se alejaban, se protegían, se escondían de mí. Yo que soy su mamá, protectora, dadora de seguridad, en ocasiones no estaba en esas condiciones.

Y no es que está mal que esté cansada y que mis límites de tolerancia estén al límite, lo que no estaba bien, era que me convirtiera en bruja.

Es muy importante que dentro de la convivencia familiar, ellos sepan que también nos cansamos, que también nuestra paciencia tiene un límite, que también tenemos miedos y frustraciones.

Ahora ya se, que en lugar de convertirme en bruja, lo que hago es decirles, en este momento necesito un tiempo de descanso para mi, para poder atender como mereces tus necesidades.

No hay culpables aquí, no quiero que nos culpemos o que le echemos la culpa a alguien más, es solo que reconozcamos nuestras debilidades y así poder razonar ante nuestras emociones, y no reaccionemos y nos convirtamos en brujas por la tarde.

Siempre ha habido esa creencia de que si creas miedo, intimidación, tendrás el control y eso no es verdad.

Convertir esa energía en algo positivo, nos ayudará a estar mas conscientes de lo que decimos, hacemos y pensamos y nuestro razonamiento mantendrá y abrirá nuestras relaciones familiares en un modo afectivo.