https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

MI ÚLTIMO ADIÓS

¡Cuántas emociones encontradas hay en todo mi SER en este momento!


Mi padre trascendió el 2 de marzo, hace dos días, eso para mí es causa de un gozo profundo, ya que su Alma ha trascendido y se encuentra en la casa del Padre.


Misión cumplida.


Dependo tanto de lo material y la presencia física, que en muchas ocasiones me olvido de la verdadera presencia que es la Espiritual.


Vivir en otro país, recibir la llamada de mi mamá, para decirme que mi padre tuvo un paro respiratorio y que había partido. En ese momento, no sentí dolor, solo sentí una angustia profunda para poder hacer todos los arreglos oportunos, para dejar todo bien en casa, pedir los permisos de ausencia en el trabajo, conseguir vuelos, quienes de mi familia podrían viajar conmigo y emprender el vuelo hacia la Ciudad de México.


En el camino hacia al aeropuerto, me vinieron a la mente muchas imágenes de mi vida y todo lo que compartí con mi padre, y en ese momento solté esa angustia de tener que ya estar en la Ciudad de México y pudo venir el llanto con sollozos.


Al llegar al la Ciudad de México, tomamos un taxi para que nos trasladara a las capillas donde se encontraban mi padre y mi familia.


Ya al llegar a la ciudad, empecé a sentir algo muy extraño dentro de mí, algo creo difícil de poder explicar en palabras, y es lo siguiente, empecé a sentir un vacío extraño por fuera, como es la presencia física, pero al mismo tiempo empecé a sentir como por dentro me llenaba de una energía que lograba remplazar ese vacío físico.