https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

ATRAPADO EN EL HOYO

Actualizado: 16 dic 2022

Un adicto cayó en un agujero y no pudo salir.


Pasó un hombre de negocios y el adicto pidió ayuda. El empresario le arrojó algo de dinero y le dijo que comprara una escalera. Pero el adicto no pudo encontrar una escalera en este agujero en el que se encontraba.


Pasó un médico. El adicto dijo: "Ayuda, no puedo salir". El médico le dio algunos medicamentos y dijo "toma esto, aliviará el dolor". El adicto dijo gracias, pero cuando se acabaron las píldoras, todavía estaba en el agujero.


Un renombrado psiquiatra pasó y escuchó los gritos de ayuda del adicto. Se detuvo y dijo: "¿Cómo llegaste allí? ¿Naciste allí? ¿Tus padres te pusieron allí? Cuéntame sobre ti, eso aliviará tu sensación de soledad". Entonces el adicto habló con él por una hora, luego el psiquiatra tuvo que irse, pero dijo que regresaría la próxima semana. El adicto le agradeció, pero todavía estaba en su agujero.


Un sacerdote vino y escuchó al adicto pidiendo ayuda. El sacerdote le dio una Biblia y dijo: "Rezaré por ti". El sacerdote se arrodilló y oró por el adicto, luego se fue. El adicto estaba muy agradecido y leyó toda la Biblia, pero todavía estaba atrapado en ese agujero.


Un adicto en recuperación pasaba por allí. El adicto gritó: "Oye, ayúdame, estoy atrapado en este agujero". De inmediato, el adicto en recuperación saltó al hoyo con él. El adicto dijo: "¿Qué estás haciendo? Ahora los dos estamos atrapados aquí". Pero el adicto en recuperación dijo: "Está bien, he estado aquí antes, sé la salida".


Anónimo