https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

EXPERIMENTAR UNA CATARSIS

Definición de Catarsis: de Oxford Languages

  1. Entre los antiguos griegos, purificación de las pasiones del ánimo mediante las emociones que provoca la contemplación de una situación trágica.

  2. Liberación o eliminación de los recuerdos que alteran la mente o el equilibrio nervioso


Experimentar una catarsis para mí ha sido de lo mas liberador.


Te comparto varias de ellas en este artículo:


  • Recuerdo que estaba en un retiro familiar en la clínica donde estaba internado mi hijo, los terapeutas me pidieron hablar en la tarima y cuando me vi de pie ante varios padres de familia, comenzar a hablar y compartir mi experiencia como madre de una persona con el trastorno de consumo de sustancias, mi voz empezó a quebrarse y mi cuerpo a temblar. No podía controlar lo que estaba sucediendo conmigo, pero pude aún así expresar mis emociones en ese momento, con un nudo en la garganta, la voz entrecortada, lágrimas en los ojos, hice una respiración profunda y pude compartir. Todo mi cuerpo se estremeció, pero yo seguí, no me detuve, necesitaba hablar, necesitaba soltar todo lo que traía dentro de mí y salió. No fue fácil, fue doloroso, en ese momento logré quitarme un gran peso de encima. Conforme iba hablando y compartiendo mi experiencia, me iba tranquilizando, la voz fue mejorando y mi cuerpo iba dejando de temblar. Al mismo tiempo de que iba compartiendo mi experiencia, logré trabajar los sentimientos de culpa y vergüenza, me di cuenta que por mi parte no había culpas, sino responsabilidades y ante una enfermedad como la adicción no debería de haber vergüenza alguna, todo lo contrario, empecé a tener un fuerza interior para poder enfrentar una enfermedad tan estigmatizada, juzgada y criticada por la sociedad.


  • Otra de mis grandes experiencias, fue cuando iba escribiendo mi diario, "La Adicción de mi Hijo Dolor Transformación y Sanación, un libro ahora publicado, en varias ocasiones delante de mi computadora conforme iba escribiendo, las lágrimas brotaban en forma de tormenta, tenía que tener una caja de pañuelos desechables a mi lado y conforme iba escribiendo, me iba desahogando en el teclado de mi computadora y conforme pasaban los días, las emociones iban sanando.


  • Una mañana mientras estaba andando en bicicleta, iba en una subida bastante difícil, ese día me sentía triste, frustrada, de no saber como poder ayudar a mi hijo, de como pude haber fallado como madre, y mientras andaba el dolor emocional iba creciendo, el esfuerzo por la subida era cada vez mayor, tuve que hacer una conexión entre cuerpo, mente y espíritu para que la tristeza y el llanto no me ganaran y poder entrar en ese esfuerzo físico, pero no pude, tuve que detenerme, dejar la bicicleta en el suelo y sentarme en la banqueta a llorar, necesitaba detenerme y hacer eso. Llorar ha sido mi gran liberación, mi gran limpieza, el gran desahogo de mi alma. Cuando logré tranquilizarme, me volví a montar en mi bicicleta y continué mi recorrido con mas calma y ahora sí pudiendo concentrarme para poner el esfuerzo físico que necesitaba.


  • En otra ocasión, recibí una llamada de mi hijo que sin darse cuenta se encontraba manejando rumbo a Los Angeles, en lugar de haberse ido al trabajo, solo me dijo, creo que perdí consciencia de lo que estaba haciendo, acabo de hablar a mi trabajo y voy de regreso a casa, no te preocupes, voy en camino. En ese momento entré en pánico, empecé a temblar, a imaginarme cosas que podrían suceder etc. El tiempo de recorrido de Los Angeles a la casa eran en ese momento mas de dos horas, por lo que necesitaba hacer algo, para poder tener una espera tranquila y no volverme loca en ese momento. Lo que mas me ayudó, fue hacer una meditación de mas de 30 minutos, de esa manera podía concentrarme profundamente en mi respiración, estar en el aquí y en el ahora, no ponerle atención a mis pensamientos y a mi mente que me estaban destrozando y poder estar conmigo misma y mi poder superior. Una vez que llegó mi hijo a casa, ya estaba mucho más tranquila y pudimos tener una conversación muy sanadora entre madre e hijo.


En estas cuatro ocasiones, me di cuenta que cuatro grandísimas herramientas me han ayudado a liberarme de emociones que tenía sin poder trabajarlas, totalmente atoradas en todo mi Ser y estas han sido:

  1. Hablar,

  2. Escribir,

  3. Hacer ejercicio (nadar y andar en bicicleta) y

  4. Meditar.

Ahora, me doy el permiso de experimentar las catarsis, han sido necesarias y totalmente liberadoras, sé que cuento con las herramientas necesarias para poder trabajar y liberar esas emociones y después de esa gran tormenta, entro en calma y con mucha paz conmigo misma.


Marycarmen Blanco







141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page