https://www.facebook.com/marycarmenblancofernandez
top of page

MITOS Y REALIDADES DE LAS DROGAS, SEGUNDA PARTE.

Actualizado: 16 dic 2022

MITOS Y REALIDADES DE LAS DROGAS.

Programa “Chayo (Busquets) Contigo”

¿Qué hacen en el cerebro?

¿Cómo funcionan?

¿Qué es lo que generan?

¿Exageramos o no cuándo los hijos tienen en su poder alguna droga?


Entrevista: al Dr. Eduardo Calixto; Médico Cirujano, doctorado en Neuro-ciencias por la UNAM, tiene un Post-Doctorado en Fisiología Cerebral, en la universidad de Pittsburg, en Estados Unidos.


Resúmen del programa anterior: Ideas muy básicas

Las drogas:

  • Generan un impacto directo al cerebro.

  • La razón por la que muchas veces se empieza a consumir una droga se vuelve después en contra de la persona, nos dabas el ejemplo, de alguien que consume una droga porque es muy ansioso, y eso le baja la ansiedad, cuando se vuelva dependiente los niveles de ansiedad van a ser peores, que los que tenía cuando empezó a consumir la droga, y que habría que cuidarlo.

  • Todas las drogas empiezan por impactar la producción de dopamina, pero que cada una de las drogas después se va a ir a otros niveles, entonces por eso generan muchas veces sensaciones distintas.

  • Hiciste mucho hincapié en el tema de la comunicación y cómo específicamente porque hablábamos de que la etapa más susceptible a iniciar el consumo de las drogas es en la adolescencia; por todo esto que nos has explicado de la madurez de la parte prefrontal. Entonces no logran poder tener como límites en relación a esto.

  • Una especificación, que que nos hiciste muy clara en ese programa fue, que la marihuana en contra de lo que muchos piensan hoy que está tan de moda entre los chavos, este asunto de la mota tan habitual casi como el tabaco que si mata neuronas, que una cosa es que sea más benévola que otras sustancias y otra cosa es que no genere daño.


La primera parte sería, atrás de una adicción, la gran mayoría, quién decide estar o que ya está involucrado, incluso la decisión ni siquiera está bien tomada, ni bien pensada, es que, hay sufrimiento, hay una falta de comunicación, hay un proceso psicológico, social, desafortunadamente trastocado, hay muchas mentiras, hay mucho dolor, hay un ambiente social que influye demasiado y en forma negativa, que no podemos separarlo.

Por otro lado, es la búsqueda de cambiar nuestra realidad o de quien está metido en esta parte, es buscar transformar lo que se tiene a veces una realidad dolorosa o a veces la búsqueda de sentirnos mejor de una manera inmediata y artificial.


Y la tercera parte, es que hay una inmadurez netamente de quien decide hacerlo y esa inmadurez se prolonga durante mucho tiempo. Entonces, la parte cerebral que debe de tomar una decisión, que tiene que aprender en la vida, que tiene que esforzarse por cambiar muchas de las cosas que están alrededor de la vida, eso se va posponiendo o de plano no llegamos a tenerlo. Por eso, una persona que está dentro de la adicción, difícilmente escucha, no se siente parte de la solución de un problema, no ve el problema en sí.


Entonces, con esto en mente, la diversidad de las drogas se van involucrando, hay que hablar y en este contexto también, es que una droga invita a la otra, no hay una adicción sola, sino que hay varias involucradas y empezamos a hacer drogas, un proceso de adicción al alcohol al tabaco y este brinca a otros y así sucesivamente. Lo que es interesante conductualmente también esto se presenta socialmente, porque suelen hacer adicciones a personas, adicciones a situaciones, adicciones a eventos, entonces les cuesta mucho trabajo, primero aceptar un problema y después eventualmente salir del problema si no está, esa persona si no se ve acompañado, si no se ve fortalecido, la adicción es muy difícil manejarla.


Finalmente, el conocimiento de esto es, que si tenemos la capacidad de poderlo anunciar, de poderlo decir y en su contexto de que, quiero ir con alguien para que me ayude, si esto no lo hago en un momento específico, cada vez esto va a ir deteriorando, cada vez al sistema nervioso central, son daños que se van sumando.


¿Qué es el Sistema Nervioso Central? estamos hablando del cerebro de la parte más inteligente, pero también de la parte donde se generan las emociones, dónde están los recuerdos y eventualmente, también en donde se genera prácticamente de toda la cotidianidad el porque tengo hambre o dejó de sentirla y porque tengo sueño o pospongo el ir a dormirme, todo este proceso que está contra regulado, hay una retroalimentación constante.


En resumen, estas hablando de la parte del cerebro que controla el comportamiento en todo sentido, desde que soy un pelado o soy muy bien educado, hasta comportamientos como el hambre, el sueño, la sed, todo este tipo de comportamiento fisiológico y la vida emocional de la persona, a eso es a lo que le llama sistema nervioso central y que anatómicamente se encuentra en el cerebro, en la columna y en la médula espinal.


Hay un sistema autónomo también, en el cerebro, ese ¿cuál es? Es una parte anatómica del cerebro, que va a tomar el control de las sensaciones que no están conscientemente; por ejemplo, tener hambre, mover el intestino, la actividad cardiaca, la digestión, respirar y entonces en términos generales, cuando yo necesito echarme a correr o tengo una ansiedad, incrementa la frecuencia respiratoria, aumenta la frecuencia cardíaca, cuando quiero ir al baño, el intestino tiene cierto tipo de motricidad, que hace que cuando vaya al baño se haga de una manera natural, eso yo no lo puedo controlar, yo no lo puedo motivar, no trabaja voluntariamente. Esa parte del sistema nervioso autónomo, hace que nos motivemos, o hagamos cosas bonitas, corramos y estemos felices y al mismo tiempo cuando estemos tristes, se disminuye la actividad intestinal y me dan ganas de comerme un chocolate, pero ahora que me lo comí, no me quita la tristeza, pero ya me siento más tranquilo; tal vez. Ese sistema nervioso autónomo, está modificando muchas de nuestras conductas, por lo que el sistema nervioso central y el sistema nervioso autónomo están muy relacionados, no los podemos separar, están presentes todos los días. Por lo que, en el tema de las adicciones, por ahí vamos a encontrar una correlación importante.


Mencionaste una palabra que me gustaría ver cómo la defines desde la neurología; y decías, cuando hay una adicción lo que hay es un proceso de inmadurez y ese proceso de inmadurez se alarga, no hay persona adicta madura. Una persona adicta está atorada en un proceso de inmadurez.

¿Cómo definimos la inmadurez? desde la toma de la decisión para quitarlo y para definir qué eso me está haciendo mal y que a medida de que lo estoy haciendo mal y lo repito genera un daño todavía fuerte mi cerebro y entonces, aunque sé que estoy haciendo mal no puedo quitarme esa parte y las redes neuronales, entonces empiezan a trabajar y funcionar de una manera patológica, para que el proceso se vuelva a repetir. Por ejemplo, la gran mayoría de las personas que tienen una adicción, hacen que sus neuronas tengan una conectividad que comúnmente no harían, una neurona es la célula específica de nuestro cerebro que nos ayuda a pensar y razonar y tomar una decisión, en la medida que si lo veo del lado positivo, yo leo, viajo, como, duermo adecuadamente, esas redes neuronales, esas conexiones neuronales que se van estableciendo van ir formando de tal manera conexiones que hago algoritmo de repetición positivos, entonces leo aprendo, me comunicó con buen vocabulario, incorporó comportamientos nuevos, me podrían comentar que nivel cultural tienes cultural tienes o qué maravilla ese viaje que tú hiciste y ahora me cuentas.


El problema es, que cuando nos metemos a una adicción, entiéndase principalmente de drogas, las redes neuronales que se empiezan a hacer, son anómalas, son de reverberancia es decir, empiezan a repetir información que comúnmente una neurona no tendría, entonces están impulsando a que se vuelva a meter la misma droga, que generó esa conexión y paulatinamente, esto va generando que la decisión que yo quiero tomar cada vez, se haga más infantil o que prolongue el estado de decir yo sé que me hace daño pero no puedo dejarlo, en este proceso, la inmadurez entonces es, que la parte que toma decisiones del cerebro, que es la corteza prefrontal no se conecta adecuadamente.

Normalmente esta corteza prefrontal, esta zona del cerebro que toma decisiones para toda la vida, donde están incluso los límites, en dónde están los arrepentimientos, es la corteza prefrontal, es la parte del cerebro que está arriba de la frente, arriba de las cejas; es la parte más inteligente de nuestro cerebro. Nosotros los varones, esta parte del cerebro termina de conectarse o la madurez alcanza neurológicamente entre los 25 y 26 años de edad, por bien educado que estés, promedio. Sin embargo, las mujeres llegan a esta etapa, entre 21 y 22 años de edad, por esta razón, nada más anatómica y de fisiología, una adicción es más complicado, no estoy diciendo que no se dé, iniciar la después de los 21 años mujeres y después de 25-26 años varones. Pero antes este proceso es semejante para todos.


Quiere decir, ¿por qué yo me adentré al mundo de las drogas?, porque yo no tenía una corteza prefrontal, que me pudiera hacer medir adecuadamente, digamos mis avances, mis límites, y me pierdo.


Yo comento mucho con la gente, que una de las características de los adolescentes es la omnipotencia, creo que yo lo estoy poniendo, desde un lugar descriptivo conductual, pero la explicación fisiológica, es está, ese sentir que no me va a pasar nada, que puedo ir a gran velocidad, que puedo seguir acelerando el coche, que no me va a pasar nada. Le tomó dinero “prestado” a mis papás, luego me cachan y luego les exijo que me den dinero, finalmente, ir en la calle y robar.


Inicio estas adicciones, sin que nadie me vea porque no lo aprueban, pero eventualmente suele suele ser que ya me vean en la casa hacerlo, hasta finalizó terminando en la calle, donde todo mundo ya me está viendo, ya no me importa, estos procesos son evolutivos porque se van perdiendo cada vez los frenos y precisamente ese cerebro el que nos hace terminar y definir que eso no debe suceder, tiene un nivel de madurez que todos tenemos y vamos a cumplir algún día, si no estamos involucrados en drogas.


El problema es, que con estas drogas este proceso se proyecta y entonces estamos conviviendo con adolescentes perpetuos. Con personas que me están cuestionando, el por qué no los dejó, por qué no comprendo y además una vulnerabilización constante, si me comprendieras entenderías porqué está adicción me está matando, entonces volteas y le dices, yo te comprendo y te entiendo, es más, te ayudo a encontrar una solución, y la solución no es que sigas consumiendo, sino que ahora vayas con un profesional. No, no quiero eso, quiero que me entiendas porque estoy así, pero además quiero que me dejes seguir haciéndolo ya no me pongas problemas por hacerlo.


El problema, es que ante este proceso, lo que quiero compartir, contigo y con todo el auditorio, es que no solamente se enferma el adicto, si no enferma a los demás, a toda la familia. Entonces todos voltean y empiezan a trastocar y empieza a descomponer el tejido social y los otros hermanos o los papás empiezan a tener conflictos constantes y empiezan a decirse: tú lo permitiste, tú no te involucraste y empiezan a buscar en todos los sentidos un culpable y ante este punto y ante esta circunstancia, lo que yo Quiero decir, estamos si se dan cuenta, estamos perpetuando este cerebro que no es maduro, que nos está todavía metiendo en un problema mayor y se generaría un concepto que nunca se me había ocurrido, que acaba siendo una dinámica adictiva, de todos.


Hablábamos de este tema de la inmadurez y hablamos de qué le pasa a una persona en adicción y como en automático esa persona termina en un proceso como de inmadurez perpetua, mientras permanece en la adicción, que según lo que entiendo acaba siendo tanto emocional, como fisiológica esa inmadurez por las reconexiones que se hacen.


Ahí, digamos que ya nos conocemos el final de la historia, es bien como bien dicen, somos sabios a posteriori. Ya es adicto, no hay manera, ya ni la persona lo puede negar, ya está padeciendo, incluso su adicción.


El tema es, ¿qué pasa al principio de la historia? porque en un principio de esa historia las personas pueden; por ejemplo, somos cuatro gentes aquí en cabina, supongamos que los cuatro empezamos a consumir la misma sustancia, en la misma frecuencia, con la misma cantidad, los cuatro no nos vamos a volver adictos, no, y entonces se vuelve bien complicado, porque resulta que hay personas que pueden consumir sin volverse adictos manteniendo control sobre el consumo y hay personas que no, ¿qué lo explica, fisiológicamente?


Varios factores:


Primero es la herencia, no tenemos todos las mismas enzimas o concentraciones de enzimas, entiéndase que estas sustancias modifican a la droga, y entonces la convierten en otro elemento y entonces o la eliminan mas fácil o tardan más tiempo en llegar.


Segundo punto, alguien está gordito, entonces la grasa influye mucho en este proceso, se puede meter a nuestro tejido adiposo y sin embargo es como un reservorio entonces las personas con sobrepeso o gorditas, pueden para ciertos tipos de drogas, específicamente por ejemplo para benzodiacepinas, es un sitio donde se almacenan por más tiempo y pareciera que soportan más. Sin embargo, al tiempo en donde ya son adictos es más difícil sacarlos, para lo que la gente suele conocer las benzodiacepinas serían, un ejemplo de una benzodiazepina, Diazepam, Clonazepam, estamos hablando de medicamentos, prescritos y de qué nos podemos volver adictos. Es terrible en la historia, los médicos las damos pero no sabemos retirarlas a tiempo. Entonces creemos que, el paciente, que lo está tomando dice, pues es bueno porque me lo recetó el médico. Entonces primero me la tomé para dormir y después me la tomo cuando siento que me estoy poniendo nervioso y después me la tomo porque siento que no me puedo tranquilizar y tengo ansiedad y finalmente se convirtió en medicamento de todos los días y con la cotidianidad y que cuando no te la tomas el proceso prende más.


Un tip que le podríamos dar a la gente, si empiezas a consumir un medicamento que te recetaron para otras razones que no fueron para lo que te recetaron aguas, ve a pedir ayuda y pregúntale al doctor qué es lo que está pasando, y que valúe si realmente estoy haciendo lo correcto y si no que me oriente, porque de alguna manera entonces no puedo hacer mi vida, si no está el medicamento presente.


Ahora hay otro factor, y lo tengo que poner con mucho cuidado, que las mujeres en su etapa estrogénica cerca de su ovulación, son más vulnerables, de hacer una adicción. Entonces una mujer que está cercana a ovular incrementa muchísimos niveles de dopamina, que es el neurotransmisor que nos pone felices y contentos. Es una etapa donde la mujer se siente más creativa, se siente con más disposición sexual, sonríe más, incluso nos ven más guapos a los hombres, una mujer que está ovulando y que bebe una copa de alcohol, ve tres o cuatro veces más interesante al varón que tiene enfrente, incluso muchas mujeres, que toman la decisión de ser infiel la toman más fácil cerca de la ovulación. Este proceso entonces, estamos diciendo que una mujer puede iniciar una adicción cerca de su relación con respecto a otra etapa del mes. Estamos hablando, qué factores hormonales también están influyendo en esto.


Un varón, es igual para él la toma de decisión el día 1 el día 15 el día 30 porque tiene los mismos niveles de testosterona, los niveles de dopamina son casi iguales pero aquí nosotros en medida de que el factor social puede influir, que ese el cuarto punto.


No es lo mismo que yo inicie una adicción solo, por una decisión o porque estoy muy triste, porque tengo cerca la botella, la droga está ya en la mesa, a que éste alrededor de varios individuos; no te atreves, eso no lo haces, quiero ver que lo hagas, y esto es lo que sucede mucho también es un factor, motivador o inhibidor.


Hay personas que nunca se habían visto en la posibilidad de iniciar una adicción, que son personas exitosas, que vienen de buenas familias, y que dicen, bueno ¿qué te falló? tenías todo para salir adelante, y nos damos cuenta cuenta de las amistades, que influyeron demasiado, o para pertenecer a ciertos grupos sociales, tienen que entrar bajo ciertos, digamos elementos y entonces todos estos factores que están influyendo se basan en una parte muy esencial en el cerebro, y es que nos dan felicidad a corto plazo, osea son inmediatas.


Este es el proceso, inicialmente empezamos a tomar algo que creemos que nos está haciendo mal pero, nos puso feliz, nos modificó la realidad, nos quitó el dolor, nos hizo sentir más poderosos, nos hizo sentir que podíamos seguir haciendo las cosas que antes hacíamos y ya no me siento cansado y puedo dormir, y aprendí más, la vida vale la pena.


Te das cuenta que a lo largo de la vida, ese es el inicio, ahí fue donde cambiaste neuroquímicamente tu cerebro y en ese momento, Y haciendo un flash, hacia atrás, eso fue lo que encasillo y fueron cambiando redes neuronales, Fueron cambiando la neuroquímica y es entonces cuando no te das cuenta y muchas veces le dices a alguien no lo hagas y es el peor momento y ese es el error más grande, porque creemos que nos estén escuchando cuando en realidad con la dopamina encima los obsesionamos a que lo sigan haciendo con mayor intensidad.


En todo caso, tendríamos que decir algo como, esto no debería de ser o no me gustaría que fuera así por, ésta, está y ésta razón, pero el control lo tienes tú y tú tienes la decisión final.


Hay que estarlo repitiendo, este es el secreto, porque muchas personas nos han dicho en el campo de las neurociencias, por qué no lo hizo a tiempo, por qué yo se lo advertí, Sí pero no lo acompañaste, debiste haber estado con él durante 21-28 días para qué el mensaje se hubiera entendido. Esta es la parte importante, un hábito no se logra nada más por decirlo una vez, sino que tengo yo que acompañarte, estarte diciendo con otras palabras y con el ejemplo. Este factor es fundamental, si no hay esa asertividad no lo podemos hacer.


Hay una frase que yo reconozco, que he usado muchas veces porque, en la experiencia del consultorio lo he visto, que es que, en una persona con una adicción, específicamente ahorita hablando a las drogas, pero en términos generales drogas alcohol y sustancias que alteran el comportamiento y que por lo tanto alteran la interacción de las familias, lo de menos es la adicción, lo de menos es la sustancia, el tema es la personalidad, como una personalidad adictiva, como un algo que pareciera que a través de cierta sustancia puso en evidencia que esa persona lo que tiene es una incapacidad de autocontrol, como para poder tomar su vida en sus manos. Constantemente el que sí dejó el alcohol, entonces acabo obsesivo con la chamba, obsesivo con la relación, o empieza a ser celoso en extremo, tóxico con la familia y de hecho he oído decir muchas veces a personas, particularmente personas de AA, por ejemplo, que me dicen mi marido cambió la adicción al alcohol por la adicción al grupo, o sea ahora, es el grupo de alcohólicos anónimos, y no lo puede dejar.


¿Tú coincidirías? neurológicamente hablando, hay algo que nos diga: es cierto, más allá, del estilo de personalidad.


Es posible, independientemente del carácter que uno tiene, de la personalidad que uno maneja, incluso trastornos de la personalidad, estamos hablando que son personas con depresión, son más difíciles de salir y qué hacen codependencia también muchísimo más fácil, neuróticos que son extraordinariamente agresivos o violentos en un momento y terriblemente vulnerabilizados, que hacen esos patrones, de ser pasivo agresivo, y que en la casa a veces desaparecen a todos, lo ves que ya llegó y no habla con nadie, o está ahí presente porque lo escuchas que está haciendo algo.


Independientemente de todo eso, el cerebro tiene esa capacidad, primero para buscar sentir ser parte de algo, una de las partes esenciales, que si el cerebro no se siente acompañado, o tiene pertenencia a un grupo social, a una persona, a un satisfactor inmediato que al menos busque el fenómeno de reflejo de su catarsis, que está diciendo porque se siente mal, si eso no existe, entonces estamos en una condición que va todavía a amarrar más a las adicciones.


Estamos hablando principalmente, de que si puede ser alcohólico o cocainómano es en donde se ve más este proceso, hay que indicar que tanto el alcohol como la cocaína es un digamos, un potenciador, un amplificador de violencia y de toxicidad. Si una persona tiene un trastorno de la personalidad agresivo-compulsivo, la adicción los va a disparar muchísimo más, pero cuando ya estamos en el proceso y en el tratamiento, evidentemente el cerebro está buscando a otros satisfactores, cambia de a uno para poner otro. Por eso una adicción no va de una solita, ese que empezó fumando termina también bebiendo, después salta a la marihuana, después al cristal, y luego a las metanfetaminas y obviamente estamos hablando de un individuo, que va más o menos del 17%, que a probado casi todo, entonces está buscando todavía se ha reafirmar y consentir a ese cerebro, pero lo que estamos viendo es que ese cerebro si ya está en un proceso de rehabilitación, dos puntos esenciales que si quiere marcar, la probabilidad de la caída de una crisis que siempre abierta de un 70%.


A ¿qué le llamamos crisis? Que vuelva a caer en la adicción, Llevaba yo ya 3 años sin beber, y qué crees me invitaron y ahora está en la esquina ahogado en alcohol.


Y entonces toda la familia se siente otra vez culpable, vamos a empezar otra vez, si ya estábamos afuera, que pasó de nuevo no marcamos con una culpabilidad. Y entonces es cierto, hay veces que estas partes, hay que entender el contexto porque se dio esta crisis está tan grande, de nuevo, téngalo siempre presente, la probabilidad de recaída y no por eso lo estoy justificando, ya ves, las estadísticas lo dicen, hay unas 7 recaídas, en promedio de aquellos que lograron ser exitosos en el tratamiento, y la peor es que se puede transformar en estas codependencias, en donde ahora pues fíjate, ya no bebo pero estoy en el grupo de amigos, y también pertenezco a un grupo religioso, y entonces ya me voy, ellos me están ayudando porque voy a algo positivo, tú no me entiendes que es necesario estar con ellos, entonces pero, de nuevo y ya te estás ausentado en casa, y se quejan de que consumía tanto, y yo le estoy ayudando a las personas a las personas con mis historias Ah que ya no tomen. Este proceso también hay que tomarlo en cuenta porque el cerebro, se está yendo por ese proceso. El segundo punto, que quiero ser muy enfático, es que después de los 35 años, el cerebro empieza a perder todos los días de 5,000 a 15,000 neuronas, todos los días, hagas lo que hagas, adicto o no adicto. Estamos hablando de un cerebro normal, que estamos manejamos y que comemos y que trabajamos y nos vamos a dormir y que descansamos y despertamos en la mañana para ir a trabajar. Si yo le pongo alcohol va a perder 35,000, Pero si ya fumé llegó a 60,000-70,000 y si no dormí ya son 90,000 y si además probé cocaína ya son 150,000, lo multiplicamos por tiempo, meses años, estos son deterioros que son muy impactantes en nuestra fisiología, en contra de nuestra fisiología cerebral.


Mensaje, en este contexto, ser conscientes de este evento y que no lo perdamos de vista nos hace entender porque no es bueno meternos a esta condición, también recordárselo aquellos como un reforzamiento y como un proceso de decir, si efectivamente no lo haces todos los días, sí yo te entiendo, pero no lo pierdas de vista, hacer consciente a un cerebro después de este evento es lo que lo va a alejar nuevamente de estas adicciones y al menos va a ser un elemento para jugar a favor para que no vuelva a recaer.


Sin duda alguna, pareciera que la vida de la que se quiere uno evadir, escapar o lo que sea empezando con la adicción, con el consumo, voy a ser justa empezando el consumo, no necesariamente la adicción, ya veremos, quién sí acabó siendo adicto y quien no. El precio posterior, va a ser más largo, mas complejo, que aquello por lo que se inició, el consumo de algo.


¿Hay forma así como la hay con el alcohol, de ser un consumidor de alguna de las drogas, funcional, sin llegar a generar adicción?


Cocaína, marihuana, heroína, cristal, anfetaminas, es complicado, es muy difícil que una persona socialmente, se comporte digamos funcional en el proceso, es posible en el inicio pero eventualmente, ya se vuelven disruptores, se vuelven agresores, paulatinamente se va descomponiendo esta relación inter social y este es el proceso, en el cual también depende de la edad y también dependen en qué factor social se involucre.


Así como, puede haber alguien que puede controlar el consumo del alcohol a lo largo de su vida con las drogas va a ser cuestión de tiempo que acabe con un tema de adicción.


Totalmente, porque no es la misma adicción de todos, ni en la misma potencia. Una persona que se mete cocaína va a ser lo mas rápido, de hecho es de las adicciones es la más inmediatas. Un adicto, en este caso, muy concreto, una persona que se mete cocaína y entra al cerebro desde la primera exposición prácticamente genera la adicción, se le llama taquifilaxia, es tanta la magnitud del incremento de dopamina que tiene en el cerebro y las neuronas, que no va a resistir el no volver a vivirla. El cerebro va a volver a buscarlo, y esta ansiedad y esta necesidad se vuelve muy importante, prácticamente va a manejar su vida a partir de ese día. Podemos decir claramente qué día empezó este cambio.

A diferencia por ejemplo, de los que buscan la heroína, que tiene también un proceso potente adictivo pero que va el proceso de la dopamina pero lo hace también con las endorfinas y por lo tanto la búsqueda de placer la sensación que se genera con esto es mucho más fuerte, con respecto a la marihuana, que el individuo puede decir, sabes que, yo soy y consumo marihuana y no tengo ningún problema, yo manejo un coche, tengo mi trabajo, mantengo toda mi vida, y la verdad los viernes lo hago como un hábito que hasta me gusta y me hace más funcional. Este contexto, independientemente si se mata o no la neuronas, que si se las mata, la tiene controlada y entonces volteo y dice ya ve doctor no todas las drogas son adictivas. Todas las drogas son adictivas, pero no manejan la misma adicción, y también depende de la personalidad y del contexto de la persona en donde esté. Y finalmente, en esta situación y en este viaje de las adicciones, tenemos aquellos que normalmente tienen antecedentes, también en la familia y socialmente heredados, en donde los hace más vulnerables, entonces volteamos y decimos es que está cometiendo los mismos errores que hizo su padre, o el abuelo también tenía una secuela de esto o qué se puede esperar de esta familia. Este contexto, y específicamente en este punto, se puede romper estos procesos, si se puede hacer. El cerebro humano puede cambiar, nos va a costar mucho trabajo, esta es una labor de profesionales, y si los invito que aquellos que están involucrados directa o indirectamente, no todo está perdido, el asunto es, saberse acercar, saberlos llevar y saberlos acompañar. Yo insisto, alcohólicos anónimos, neuróticos anónimos, adictos anónimos, la de fulano, el Instituto Nacional de Psiquiatría, todas estas instituciones tienen la capacidad de ayudar y esa es la invitación. Se requiere la disposición de la persona, que está consumiendo.


Antes podíamos tener la posibilidad de someter a un tratamiento alguien en contra de su voluntad y decía no yo estoy bien, no me dejen aquí por favor y la gente volteaba y decía, no, te vas a tener que quedar y te vengo a ver. Hoy si bien algunas instituciones han cerrado esta posibilidad, tienen que entrar bajo su propia disposición, caminando y estar dispuesto hacerlo. Esos son los mejores resultados. Una persona que está consciente que quiere cambiar, ya tiene mucho de avanzado por eso es muy importante que la familia, de al menos ese apoyo y que digan te acompaño, porque si lo dejamos solos esta parte sí va a ser más complicada que se logre.


Si la persona no está accediendo, no ha llegado al punto en donde está en disposición de reconocer que las familia vaya a recibir el apoyo y la orientación ayuda o no tiene ni caso que la familia vaya si no está yendo el principal ejecutor digamos.


Yo insisto, en que sí se puede, pero no está completo esto, si necesitamos la parte involucrada el actor principal, pero puede haber orientación para saber como facilitar a la familia en una dinámica distinta que dé lugar a que la persona acepte. Totalmente, y sabes porque, la gran mayoría de la familia se siente culpable y tiene cierto grado de responsabilidad, y también tienen mucha tristeza, se sienten mal y dicen, sí soy responsable, pero si no se deja y cuando llegó a casa, está todo tirado y mi dinámica es que ya mejor ni quisiera llegar a casa, porque me lo voy a encontrar con este nivel de toxicidad, o al revés no sabemos ni donde anda, se ausenta dos, tres días, y desaparece, pero va a regresar, todo este proceso genera mucha culpa y vergüenza también con la familia. Entonces se tienen también que atender la familia.


Llegamos al final y yo no me quiero ir de este programa sin hacerte una pregunta Eduardo, relacionada con, me quedaría como obvio, así como pasa con el tabaco que mientras una mujer está embarazada, pues así como, suspendes el tabaco se suspende el alcohol, y pues se suspenden las drogas, tiene impacto si yo fui o mi pareja fue, una persona que consumía, y sólo suspende el consumo para el embarazo, el hombre pues no lo acabas suspendiendo verdad la embarazada soy yo y entonces aunque se suspenda durante el durante el embarazo hay impacto, si el papá y/o la mamá consumían drogas previo a la época del embarazo, ¿hay impacto en el bebé?


En la formación del cerebro del bebé, en la conducta del bebé y en la futura vida del bebé. Aún de parte del papá, tengo que decir que si. ya los datos de nuestro grupo de investigación, dentro de lo que se busca en el campo de las neurociencias, si influye. Te tengo que decir que el evento de una generación, puede transmitirse, por modificaciones genéticas a las siguientes generaciones, sin que ellos se hubieran dado cuenta que estuvieron expuestos a ese evento. Entonces ya esto parece ciencia ficción y decir no discúlpeme doctor, pero me puede dar un ejemplo característico de esto. En la segunda guerra mundial, las personas que murieron en los campos de concentración, tuvieron un estrés increíble, cuando se hicieron estudios a nivel genético, se dieron cuenta que 7 regiones del cerebro estaban destruidas, precisamente por ver todo lo que estaban pasando y además que además fueron daños irreversibles, que se fueron sumando a lo largo de la vida y que terminaron muriéndo en ese campo de concentración. Hoy los nietos y bisnietos de esas personas que estuvieron expuestas a ese estrés, se están muriendo de infarto a edades muy tempranas y uno se queda con la duda de ¿Qué tiene que ver eso? lo vivió el abuelo, yo no lo viví, lo vivió él, yo ni lo conocí, de qué se trata, lo que nos estamos dando cuenta es que hay modificaciones en ciertas áreas del ADN de lo que estamos heredando a nuestras generaciones y se modifica, y entonces nos hacemos más vulnerables al estrés de alguna manera como especie, estamos tratando de informar a las siguientes generaciones, de qué estuvimos expuestos y que tengamos cuidado de no repetir cierto tipo de secuencias.


El problema es que ya no estamos en la guerra mundial, sino estamos expuestos a otro tipo de estrés. Cuando una persona se somete a una adicción, entiéndase benzodiazepinas, lo que manda el médico o cualquier medicamento aquí y se abre para cualquier medicamento, desde antibióticos, antiepilépticos, hasta marihuana, tabaco, alcohol, va modificando ciertas regiones del ADN que modifican a su vez, la vulnerabilidad a lo que va a desarrollar ese producto en la etapa adulta, pero lo dejó de tomar hace un año y ya se está embarazando en este momento, entonces ha sido responsable en hacerlo, sí, y la mala noticia es que la exposición de nuestros cuerpos hacia ciertos estresores, ciertos factores que son tóxicos, pueden tener consecuencia, en las siguientes generaciones, de ahí la importancia de entender y hacernos responsables de lo que estamos haciendo. Si usted está en etapa reproductiva y sigue fumando, tenga en consideración que estos factores están modificando muchas metilaciones, así se llaman a los químicos que están sucediendo en el ADN y que tarde o temprano se van a desarrollar ciertos tipos de conducta.


Hoy sabemos por ejemplo, que el déficit de atención se da en las mujeres que ya están después de los 35 años se embarazan y que estuvieron expuestas al tabaco por ejemplo. Entonces nos estamos dando cuenta que, no estamos ajenos a que cierto tipo de algunas asociaciones pueden estar involucradas.

Aquí no viene el caso de justificación, de bueno es que yo eché mucho desmadre en mi juventud, y de pronto ya madure, entonces ya soy una persona adulta ya no sé qué y entonces me embarazo y formo mi familia y resulta que puedo haber transmitido por eso que estuve viviendo.


Sí, vamos a llegar a decir que siempre va a suceder y que es un fenómeno. Lo que estoy diciendo, que se está estudiando esto y por ejemplo, nosotros hemos encontrado que hay una mayor vulnerabilidad incluso de tener una adicción cuando la mamá estuvo expuesta a cierto tipo de tóxicos cuando estaba embarazada, este proceso influye. Y no me digas que para variar, si el hombre fue el que estuvo expuesto ahí no nos pasa mayor cosa, sí también, y ahí influye demasiado. También el varón influye mucho su material genético, que dura más tiempo y que también el proceso está involucrado, sus espermatozoides no están libres de estos efectos tóxicos. Híjole osea que si tuviera que caer en un pragmatismo llevado al ridículo tendría que decirles a todos los jóvenes o a todo aquel que quiere ser papá o mamá como proyecto de vida que si lo quiere ser se espere al consumo de alguna sustancia hasta que haya sido ya papá y mamá, para que no altere el futuro. Suena ridículo el planteamiento porque entonces pensaríamos bueno ya que eres papá y mamá tú no te metas en un tema de adicciones, a lo que nos acaba llevando es a que nuestra vida no está segmentada a partir de que soy papá y mamá me convertí en otra persona y ya no afecté a mis hijos la forma de vida que lleve en términos del consumo de este tipo de sustancias puede acabar volviendo vulnerable a mi hijo aunque yo para entonces ya me esté comportando muy sensatamente, aquí si se aplica, el conocimiento si nos va hacer mejorar mucho este proceso.


http://joya937.mx/podcast/el-cerebro-y-las-drogas-con-el-dr-eduardo-calixto-2






118 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page